Blog de usajrocio

Informe, sobre un hermoso espacio.

Escrito por usajrocio 12-06-2018 en No formal. Comentarios (0)

El jardín vespertino ubicado en la calle Valdenegro 3525, en el barrio de Saavedra, fue abierto a la comunidad educativa en el año 2013 con el objetivo de que tanto madres, padres y abuelas cuidadoras, pudieran continuar sus estudios secundarios y que el hecho de estar a cargo de algún niño/a, no significara una traba al momento de querer estudiar.

 Este espacio depende del ministerio de educación ya que dentro del área de primera infancia se encuentra el programa “Alumnas madres”. Actualmente el jardín posee 16 inscriptos pero su grupo real se compone de 14 niños y niñas. Los mismos tienen edades y realidades variadas y no son un grupo constante, ya que el régimen de faltas es mucho más flexible. El jardín funciona dentro del edificio de primaria y jardín de la escuela nro. 12, utilizando una de las salas del jardín. Las madres y abuelas cuidadoras se encuentran en el edificio aledaño perteneciente a la secundaria. El grupo está a cargo de tres docentes, todas cuentan con título docente y accedieron al cargo mediante listado. Si dos de ellas no asisten al jardín, el espacio no puede abrir, ya que se encuentran totalmente solas en el edificio.

Las docentes trabajan en roles de pareja pedagógica y sus planificaciones son semanales, las mismas son modificadas ya que varía constantemente el grupo. Ellas hacen uso de las instalaciones de la sala, pero se encargan de la limpieza tanto cuando entran como cuando se van, ya que no hay personal disponible para esta tarea.

Poseen sus propios materiales, los cuales les brinda el ministerio, pero no siempre son tan útiles ya que no son acordes al número de niños que asisten.

En cuanto a los momentos de alimentación los niños meriendan y cenan allí, la merienda cuenta de galletas y yogurt y la cena son viandas que se reciben en el día a día, las mismas conforman un menú variado y se envían tantas viandas como niños inscriptos haya. Todos los días se reparten las viandas que sobran, de los niños que no asistieron, entre las familias que sí lo hicieron.

En cuanto a las familias que asisten, la mayoría son familias ensambladas y de diversas realidades.

La forma de comunicación es mediante en grupo del WhatsApp, en el cual se informan todo tipo de cuestiones.

 Si hablamos de la asistencia de los niños es muy flexible, pero existe un control sobre todo cuando la madre/abuela, no ingresa al edificio del secundario, no puede enviar al niño al jardín ya que es requisito que se encuentre cursando.

 En cuanto al espacio físico la sala se divide en dos sectores, el primero es donde cenan y meriendan, compuesto por mesas y sillas y el segundo sector es donde se realizan los espacios lúdicos que planifican las docentes. Ambos sectores poseen calefacción la cual actualmente se encuentra en mantenimiento, convirtiéndose en un lugar muy frío para los niños.

 El programa alumnas madres cuenta con especialistas como psicólogos y psicopedagogos los cuales deberían acompañar tanto la tarea de las madres como la de las docentes, en este caso no sucede de la mejor forma ya que este espacio no se abrió con la misma metodología que se abren todos los jardines del proyecto. Esto generó tensiones entre las docentes y los demás profesionales, llevando así a una ausencia de estos que poco a poco van cediendo, ya que el eje en cuestión del programa son las madres, los padres o las abuelas en relación con su educación y que esos niños/as estén en un lugar contenidos por profesionales.


¡Informate y cuestionate!

Escrito por usajrocio 30-04-2018 en grupal. Comentarios (0)

Este informe está basado en una investigación realizada por UNICEF Argentina y la Universidad Nacional de General San Martín (UNSAM). En el mismo podremos encontrar servicios, los cuales pueden ser jardines maternales, comunitarios, etc. que se llevan a cabo en contextos vulnerables, ya que se afirma que la primera infancia es el momento donde se construye la subjetividad del niño/a, y que estos contextos de pobreza llevan a ese sujeto a transitar innumerables situaciones que interfieren en la formación de su subjetividad.

  Los objetivos de estos denominados servicios, son los de, cubrir necesidades básicas como alimentar y brindar salud, para favorecer el desarrollo integral de ese sujeto a través de la satisfacción de las necesidades básicas primordiales y a través de la educación. Algunos dependen del ministerio de educación, pero otros dependen de programas que realiza desarrollo social o de determinada comunidad, que por necesidad, se ve obligada a organizarse de manera tal de abrir un espacio propio. Se puede destacar de estos dos últimos que predomina lo asistencial por sobre lo pedagógico. Esta investigación, se llevó a cabo en 31 jardines Maternales, 6 son de gestión estatal municipal en la provincia de Buenos Aires, 7 son jardines Maternal comunitarios de Buenos Airess y Tucumán  y 13 atienden a niños de sectores pobres.

  En cuanto a las personas a cargo de los niños, podemos afirmar que esto está condicionado por el organismo del cual dependen, ya que si es un jardín comunitario depende de vecinos, que voluntariamente, organizan el espacio para su comunidad. Y en cuanto a los jardines que dependen de desarrollo social o de minoridad y familia, cuentan con personal profesional. En los jardines comunitarios es frecuente encontrar mujeres que

trabajan como voluntarias ad honorem. Además, hay “mamás cuidadoras” que cumplen funciones de auxiliares o educadoras junto a las maestras a cargo de los niños.

  Los jardines comunitarios interactúan con otras organizaciones en mayor medida, a diferencia de los jardines municipales que no cuentan con estas variables donde suelen formar parte de redes que les facilitan la gestión de recursos. También interactúan con otras organizaciones e instituciones del barrio 

como los centros de salud, los municipios, las universidades e institutos de formación docente, entre otros. De los servicios que fueron visitados, cuatro son jardines comunitarios en manos de organizaciones de la Iglesia Católica. En general, estas instituciones se vinculan específicamente con políticas públicas de atención a la primera infancia a través distintos planes y programas como las becas UDI (pertenecientes al área de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires) o dinero para alimentos a través del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación-PNUD en el caso de jardines maternales pertenecientes a organizaciones de la sociedad civil de la provincia de Tucumán.

  En cuanto al vínculo con las familias, además de generar un vínculo donde se les informa a las familias el itinerario de actividades y rutinas de los/as niños/as, sino que también, invitan a las familias a participar de diferentes actividades y así poder socializar más con los propios niños y poder pasar un rato con ellos. Son situaciones en las que pueden intercambiar experiencias con sus hijos en un ambiente especialmente preparado para eso, pero sin embargo son escasas. En general, la finalidad de la convocatoria a las familias está relacionada básicamente con la organización de actos y fiestas escolares, como así también con invitaciones a reuniones de padres, eventos para recaudar fondos, colaborar en diferentes tareas que hacen al mantenimiento del espacio, tales como arreglos de juegos y juguetes, costura de cortinas o sábanas de cunas, trabajos de albañilería y pintura, entre otros. En los casos de jardines comunitarios, se toma mucho más en cuenta a la integración de las familias, las puertas de los jardines están abiertas siempre para las familias, proponen algunas instancias de trabajo sobre pautas para la crianza de los niños, resultan acciones aisladas, rara vez evaluadas e insuficientes frente a las precarias situaciones de las familias de estos niños.

  En estos contextos, el jardín maternal asume un carácter más bien asistencial debido, por un lado, a que atiende fundamentalmente los aspectos vinculados con la higiene, la alimentación y la salud; y por otro, a que el personal a cargo de los grupos tiene escasa formación específica. La atención que ofrecen deja ocultas otras urgencias menos visibles, pero igualmente perentorias, relativas al desarrollo integral de los niños pequeños en esta importante etapa de su desarrollo. En este sentido hay una deuda pendiente en relación con la visibilidad de la función pedagógica del jardín maternal y la formación de sus recursos humanos.

  Los niños pasan una parte importante del día en estos servicios que, además de alimentarlos y cuidarlos, tienen la responsabilidad de ofrecerles oportunidades que potencien su desarrollo emocional e intelectual. En estos contextos el jardín maternal es, junto con la familia, un ámbito privilegiado para generar aprendizajes.

Por otro lado, la falta de materiales y recursos didácticos suficientes dificulta el enriquecimiento de las propuestas. Estas se sostienen en una concepción de infancia

que, generalmente, toma poco en cuenta las particularidades de cada niño.

  En cuanto a las actividades de estos jardines, en las salas, en los momentos de juego libre, los niños interactúan con diferentes tipos de materiales sin la intervención docente. Se observa que las actividades propuestas por el docente o idóneo a cargo están relacionadas, sobre todo, con la internalización de pautas, el cumplimiento de normas y la enseñanza de hábitos.

  Además de actividades de juego libre, en las salas se ofrecen propuestas más dirigidas que, generalmente, se asocian al dominio de algún material o técnica plástica o al acompañamiento de música con instrumentos.

  Los momentos literarios, están pautados y básicamente, consisten en que la docente muestre imágenes y narre un cuento mientras los niños miran y escuchan. En algunos casos, las propuestas literarias dan cuenta de la idea de que el desarrollo del habla y del lenguaje se vincula directamente con el desarrollo cognitivo, social y perceptivo.

  Por ciertos motivos, el juego se ofrece como una actividad específica y no como una modalidad de trabajo que atraviesa la cotidianeidad del jardín. Son pocos los casos en los que se juega para vincularse, para establecer un puente entre cada niño y sus propias posibilidades de desarrollo.

  A la hora del aprendizaje de hábitos, también se estructuran como momentos de juego, aunque no haciendo hincapié en aspectos lúdicos, sino, considerándolos como oportunidades de aprendizaje que pueden optimizarse desde el juego. En muchos casos la intencionalidad docente parte de la premisa de “igualar”, “estandarizar” logros de aprendizaje y conductas en todos los niños que tiene a su cargo.

  Entonces, la enseñanza, pareciera priorizar la transmisión de normas sociales y hábitos, en particular de higiene y alimentación. En este marco es importante insistir en que las modalidades que adopte el adulto a cargo alumno.

Reflexión final:

  Aunque puede observarse un avance en cuanto a la atención educativa a la primera infancia en Argentina, mediante este trabajo de investigación realizado en 31 jardines maternales de diferentes lugares ,no debemos pasar por alto que aún falta un importante fortalecimiento en cuanto a cuestiones de personal a cargo de los niños por ejemplo, ya que generalmente son llevadas a cabo por “mamás cuidadoras” que se ofrecen por voluntad propia a cuidar a estos niños, y no por docentes con una capacitación profesionalizada, por esto mismo creemos importantísimo la capacitación a estas madres en cuestiones pedagógicas. Otra cuestión es que  al depender de diversas área del gobierno, deberían poner el foco en cuestiones fundamentales como son los alimentos, elementos y materiales que se necesitan para llevar adelante la tarea en estos jardines, porque a causa de estos faltantes, muchas veces no pueden realizarse las actividades necesarias para fortalecer a los niños en lo pedagógico y por esto, los jardines están más vistos como “guarderías” por su alta importancia para dar respuestas asistenciales por sobre la importancia del derecho del niño a una educación de calidad.

¿Te cuento lo que imagino?

Escrito por usajrocio 16-04-2018 en Supuestos y creencias.. Comentarios (0)

Uno al hablar de lugares donde se realizan propuestas de atención a la primera infancia, sin formato escolar, puede imaginarse infinidad de cosas, pero acá va mi visión.  Creo y desde mi total ignorancia que aquí, se realizan actividades donde el eje central es atender necesidades tanto básicas como secundarias (pero primordiales), donde aprende tanto el niño como el adulto. Ya que si bien el/la niño/a es el que recibirá todo saber y atención, el adulto podrá adquirir determinadas herramientas valiosas si desea involucrarse por completo. Creo que también existe un desprestigio, quizás social, que esta instalado cuando hablamos de formatos no escolares, que por ignorancia uno quizás, desmerece ya que estos lugares no se encuentran bajo "estricta" vigilancia del ministerio de educación, al no estar dentro de lo escolar. Esto no quiere decir (quizas es lo que quiero creer) que estas experiencias no escolares, no puedan nutrirse del diseño curricular para llevar a cabo sus propuestas. 

Y con lo poco que pude redactar sobre mis creencias, espero poder enriquecer esto con conocimientos desde experiencias directas, como visitar un establecimiento con esta modalidad y poder hablar desde lo real, desde lo concreto y desde lo que yo misma haya vivido dentro de la misma. 

Un poco sobre mi

Escrito por usajrocio 16-04-2018 en Introduccion. Comentarios (0)

https://www.youtube.com/watch?v=cnIT4RWbuFA

¡Hola! Rocio quien les escribe de este lado, quiero destacar que me costó tantísimo familiarizarme con esta modalidad de trabajo, pero lo estoy logrando y pude encontrar la primera actividad.  Y ahora sí, les cuento que tengo 21 años, me apasiona mi circulo cercano de amigos y familia y como en la semana no puedo verlos ya que nos encontramos lejos, mis fines de semana los dedico a ellos, a los que más amo.  Y acá viene lo mas divertido, si fuese una canción me gustaría ser alguna de soda stéreo, de esas que canto con mi papá en el auto a los gritos.  Si fuese un estilo musical, me gustaría ser jazz y mas precisamente ser el piano, por la paz que me transmite oírlo. Mi película favorita es Pinocho, porque la veía en video casette con mi hermano y puedo afirmar que las canciones, hoy en día, las recordamos completas. Si tuviera que elegir un cuatro sería una foto con mi ahijado, porque es mi debilidad y si tuviera que elegir una obra de arte seria alguna que me pinte él, en un futuro muy próximo. Si tuviese que elegir una danza seria una danza libre ya que no poseo mucha memoria para coreografías, pero me encanta bailar como quiero, como me salga. Mi estación favorita del año y que sin dudas elegiría ser, es el invierno ya que me encanta usar bufandas enormes y la mayoría tejidas por mi abuela o mi tía                   Espero no las haya aburrido, continúo leyéndolas.

¡Abrazos!